Un ascensor que marca época

La Torre Eiffel es el símbolo de París y para muchos también un símbolo de amor. Sin embargo, uno de sus elementos más importantes es su ascensor. Este, marcó una época en lo que se refiere al mundo de la arquitectura y de la construcción.

No cabe duda de que una edificación como la Torre Eiffel  no podría concebirse sin elevadores. Para los constructores de finales del siglo XIX fue todo un reto del que no cabe duda de que salieron airosos. Nunca antes se había levantado una estructura tan alta (300 metros).             Aún en la actualidad siguen funcionando dos de los ascensores originales.

Posteriormente, en 1889 entraron en funcionamiento cinco ascensores hidráulicos cuya función era transportar a los turistas de la torre. A día de hoy,  la Torre Eiffel cuenta con 5 ascensores que conducen de la planta baja a la segunda planta; 3 para visitantes y turistas; uno que lleva hasta el restaurante Julio Verne y un ascensor de cargas (los dos últimos ubicados en el pilar Sur).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*