La historia del ascensor

La primera referencia que tenemos del ascensor viene de Roma y corresponde a las obras realizadas por el arquitecto Viturvio que dice de Arquímedes (287 a.C) que había construido un primer elevador probablemente de 236 a.c.

En el siglo IXX, concretamente, en 1851, Waterman inventó el primer prototipo de montacargas. Consistía en una plataforma unida a un cable para subir y bajar mercancías y personas. Con la construcción de edificios más altos a la gente le costaba subir escaleras más largas. Además, los grandes almacenes comenzaron a prosperar y sentían la necesidad de poseer un aparato para trasladar a los clientes de un piso a otro.

El montacargas inspiró al estadounidense Elisha G. Otis, de Vermont para inventar un elevador con un sistema dentado que permitía amortiguar l caída del mismo en caso de que se cortara el cable de sustento. Esta fue la primera demostración de un sistema de seguridad en elevadores.

Pronto, las empresas se dieron cuenta del pontecial del elevador y en el año 1857 se instaló el primer ascensor de personas en un gran almacén ubicado en la Avenida Broadway en Nueva York. Éste funcionaba con vapor y subía hasta cinco pisos en menos de un minuto.

Los ascensores han ido evolucionando con el tiempo mejorando los sistemas de seguridad, el mecanismo y la rapidez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*