Gastos a deducir en casos de herencia de un inmueble

Cada vez es más habitual, debido a la crisis financiera en la que nos vemos involucrados, vender la casa que nuestros padres nos han dejado en alquiler. Pero, si ese dinero por la venta lo invierto en la compra de mi piso de alquiler, ¿tendría que pagar plusvalía o algún impuesto?

Lo primero que debemos saber es que cualquier bien inmuebles adquiridos como consecuencia de una herencia hay que declararlos en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Por tanto,  se integra dicha partida en el patrimonio del heredero, por el concepto de imputación de rentas inmobiliarias (generalmente el 1,1% o 2% del valor catastral), o se deberá declarar el rendimiento del alquiler si estuvo arrendado o la ganancia patrimonial generada si se transmitió (tomando en consideración el valor del inmueble a efectos del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, más gastos inherentes a la adquisición como valor de la misma).

Sin embargo, los gastos tanto de la adquisición como de la venta son deducibles. Por tanto, se podrá  deducir:

  • Los honorarios de la notaría (de la escritura de aceptación de herencia).
  • Los honorarios del Registro de la Propiedad (por inscripción de la herencia).
  • El Impuesto de Sucesiones (la parte proporcional que corresponda al inmueble)
  • Los honorarios profesionales si intervino algún abogado o gestor (parte proporcional).
  • La plusvalía pagada al Ayuntamiento (Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Bienes de Naturaleza Urbana) de dicho inmueble.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*