Elimina las barreras arquitectónicas con los elevadores verticales

En la misión de eliminar barreras arquitectónicas, los elevadores verticales o de corto recorrido juegan un papel fundamental.

Son muy útiles para evitar desniveles en espacios pequeños, donde una rampa tendría demasiada pendiente, y una plataforma salvaescaleras no es conveniente, por falta de espacio en la escalera, o simplemente porque un elevador resuelve mejor la necesidad de desplazamiento.

Además, facilitan a las personas mayores o con discapacidad acceder a un nivel superior, con recorridos desde 40 centímetros hasta 3 metros, y sin ninguna dificultad.

Son una solución ideal para comunidades de propietarios o para cualquier otro uso público o privado, siempre que se requiera superar un solo nivel.

La instalación de los elevadores verticales se adapta a cualquier exigencia constructiva, y su instalación es muy sencilla, porque incluso en muchas ocasiones evita la ejecución de obras de albañilería.

La mayoría de estos elevadores tienen una alta capacidad de carga y permiten viajar acompañados o con más objetos que en una silla o una plataforma salvaescaleras. Además los elevadores verticales se instalan fuera de la escalera con lo que no afectan al espacio libre de la escalera ni a las personas que las utilizan.

Señalar que, son dispositivos que aúnan funcionalidad y estilo, y que se fabrica a medida con lo que se ajustan al espacio, necesidades y al diseño que se requiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*