El casco de seguridad. Fundamental para la seguridad laboral.

Si existe una mínima posibilidad de que la salud o vida del trabajador corra peligro el casco de seguridad laboral es un elemento que puede salvarnos de una lesión grave o incluso de la muerte.

El responsable de la empresa y/o seguridad de la empresa debe adquirir el equipo de seguridad pertinente antes de que ningún trabajador expuesto al riesgo de accidente comience con su correspondiente actividad profesional.

El casco de seguridad en el trabajo sirve principalmente para proteger al trabajador de cualquier objeto de un peso considerable o de forma que pueda dañar y provocar heridas al trabajador cayendo de una altura superior a la del operario y pueda golpear la cabeza de este.

Lo ideal es que cada trabajador tenga su propio casco pero si no es posible, debemos proporcionarles el caso más adecuado para protegerles del riesgo al que se vayan a ver expuestos debido a su actividad profesional.

El casco de seguridad debe ser sustituido por uno nuevo tan pronto sea posible después de recibir o sufrir cualquier tipo de rasguño o deterioro. Aunque el casco no haya sufrido ningún golpe o fractura, es aconsejable cambiarlo después de 5 o 6 años de utilización. Si es almacenado en un lugar donde le da el sol y a temperaturas excesivas, aunque no se haya utilizado, dicho casco de seguridad laboral habrá perdido sus características de protección y no cumplirá con la función para la que fué creado.

Existen diferentes tipos de casco como por ejemplo los fabricado especialmente para soportar grandes temperaturas, los que son más resistentes, los preparados para aguantar diferentes voltajes eléctricos, los que están especialmente creados para proteger de impactos laterales o verticales, etc.   

Visita nuestra web Aragrem y consulte nuestros servicios. Si necesitas más información te atenderemos sin compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*